CULTURA

Un año en Italia

Hoy, hace un año, me subía a un avión y tomaba la decisión más importante de mi vida sin saberlo. Había pensado otro tipo de post para este día, probablemente rodeada de gente, festejando, pero una cuarentena era lo que faltaba para terminar un año en el que viví millones de cambios, definitivamente.


Llegué a Italia con una valija de 20 kg y una mochila, pensando que luego de tramitar mi ciudadanía podría ir unos meses a Argentina y reevaluar una emigración de manera más preparada.


Pero… eso no sucedió, mis planes cambiaron radicalmente, me enamoré, aprendí un idioma que no estaba en mis planes, y me terminé quedando. ¿Y toda la ropa, zapatos, y demás cosas materiales? Toda mi vida no cabe en una valija, y pensaba que pronto me reencontraría con todo esto. No niego que me tuve que comprar ropa de invierno, pero eran cosas necesarias y así es como he vivido estos 365 días, priorizando las compras a medida que surgían las necesidades.


Una vez leí que en tiempos de crisis surgen grandes ideas. El día que creé esta cuenta estaba a la espera de la ciudadanía, me había pasado el día entero llorando porque las cosas no estaban saliendo como esperaba, estaba sola, era la una de la mañana y no me podía dormir. Así nació @chetorino.


Al estar en otro país los comienzos son difíciles, no voy a mentir. Por eso esta cuenta se convirtió poco a poco en mi escape, mi lugar de catarsis, mi conexión con mis mayores pasiones en la vida que son escribir y viajar.
A un año del día que partí a Turín, puedo decir que no soy la misma pero que me gusta mucho más esta versión de mi.


Y este período extraño me está haciendo entender muchas otras cosas, entre ellas cómo reacciona el ser humano ante una emergencia y cómo los procesos te van moldeado como persona. Hoy en día me considero mucho más paciente de lo que era dos años atrás. Por eso no tengo miedo y estoy en calma. Porque todo pasa. Porque hoy muchos estaran enojados por renunciar a su sueño o aplazarlo, pero en este momento no es posible venir a Italia. Limitemos el daño que ya es muy grande para no poner en riesgo a América Latina.


Lo mejor está por venir.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *